Cómo escribir una canción: letra, música, título e ideas

Cómo escribir una canción: letra, música, título e ideas
Comparte este artículo en

Cómo escribir una canción paso a paso: letra, melodía, título, ideas y técnicas para estimular tu creatividad e inspiración para componer canciones.

Método fácil para escribir una canción

Aquí te enseñamos un método fácil y claro para poder escribir una canción. Esta metodología te servirá para componer canciones como artista y cantautor, para presentarlas a editores de música, programas de televisión y comerciales. Esta técnica se enfoca en lograr transmitir tu mensaje y mantener a tus oyentes involucrados durante toda la canción. Este método para escribir una canción es utilizado por muchos profesionales de la composición.

La fortaleza de este método radica en que cualquier tipo de músico lo puede utilizar. Sin importar tu nivel de dominio del instrumento, o del instrumento musical que toques -guitarra, bajo, piano, ukelele, etc.-, puedes utilizar esta técnica para hacer una canción. Además, esta forma de hacer canciones puede combinarse con otras, ya que tiene un enfoque integral, lo cual le da mucha flexibilidad. Al final de la guía te contamos otras formas de escribir una canción.

Empezaremos por la escritura de la letra de la canción, luego abarcaremos la composición de la música. Sin embargo, tenemos que aclarar que no hay que seguir los pasos de forma secuencial. Por el contrario, la mejor forma es ir madurando de a poco cada paso, yendo y viniendo en la escritura de la letra y música.

Pasos para escribir una canción:

  1. Elegir el tema del cual tratará la canción y escribir el título.
  2. Has preguntas respecto al tema elegido para responderlas en la letra de la canción.
  3. Definir la estructura de la canción -estrofas, estribillos, puentes y pre-estribillos-
  4. Establecer la base melódica de la canción: tempo y tipo de escala musical.
  5. Escribir la letra de la canción respondiendo las preguntas del paso 2.
  6. Compone la música a la vez que vas escribiendo la letra.

Los puntos 3, 4, 5 y 6 deben ir haciéndose simultáneamente, y retroalimentándose. Ya que cada vez que avanzas en uno de los puntos, te van surgiendo ideas para continuar con otros. Por ejemplo, una melodía puede inspirarte la letra y viceversa.

Pasos para escribir una canción de forma fácil y efectiva.

Por eso, si bien en la descripción detallada de la metodología para hacer una canción, empezamos con el proceso de escribir la letra y luego con el de componer la música. Estos son dos procesos se deben llevar de forma conjunta, logrando sinergias entre ambos.

Cómo escribir la letra de tu canción

Escribe el título de tu canción

El primer paso es elegir el título de la canción. El objetivo de crear el título es definir la idea principal de la canción. Así, podrás concentrarte y enfocarte en una sola temática para tu canción. Intente elegir una frase que tenga entre una y seis palabras que resuma lo que quieres contar, expresar. 

Busca una frase atractiva, interesante que sugiera una situación o emoción. Un buen recurso es elegir una palabra de acción, esto le dará más energía y comunicará un mensaje más contundente al oyente. Otra técnica inspiradora es usar una frase que evoque una imagen, que hará que su oyente pueda entender de qué se tratará la canción.

Una buena idea es pensar varias frases, y luego decantar por una. Luego, las no elegidas, podrán servir al momento de escribir la letra de canción.

Escriba una lista de preguntas relacionadas al título

Las primeras preguntas que deberías hacerte son:

  • ¿Qué quieres decir sobre el título de tu canción?
  • ¿Cómo te sientes al respecto?
  • ¿Qué crees que tus oyentes querrían saber, escuchar?
  • ¿Qué pasó para causar eso? 
  • ¿Qué sucederá después?

Una vez que tengas al menos tres o cuatro preguntas que respondan lo que quieres expresar y lo que probablemente se preguntará el oyente, podrás avanzar con la letra de la canción.

Mujer tocando su guitarra con su tablet y auriculares, usando apps para hacer una canción.

Elegir estructura de la canción

Si bien la estructura podrá ir cambiando a lo largo del proceso de composición de la canción. Es una buena idea ya empezar a delinear cómo será la estructura de la canción. Las estructuras más comunes son:

  • Estrofa / Estrofa / Estribillo / Estrofa / Estribillo / Estribillo
  • Estrofa / Estribillo / Estrofa / Estribillo / Puente / Estribillo
  • Estrofa / Estrofa / Estrofa / Estrofa / Estrofa / Estrofa
  • Estrofa / Pre-estribillo / Estribillo / Estrofa / Pre-estribillo / Estribillo

Pensando en si vamos a contar una historia, o si hay un mensaje principal en la cual se basa la canción, o si hay un momento de tensión y resolución, nos permitirán delinear la estructura de la canción. Una historia en general utilizará muchas estrofas sin estribillo o puente. Si hay una idea central sobre la cual gira toda la canción, el estribillo será el mejor lugar donde comunicar el mensaje principal. Finalmente, los puentes son ideales para generar tensión y resolución.

Pero no sólo tienes que pensar en qué estructura será mejor contado el mensaje contenido en la letra de tu canción. También tienes que pensar en qué es lo que quieres ofrecerle a tu oyente. Los músicos que se enfocan sobre todo en la letra y el mensaje, no suelen utilizar estribillos. Sin embargo, la canción puede resultar un poco monótona para el oyente.

En cambio, si buscas contagiar emoción, la melodía de tu canción es un excelente vehículo para lograrlo. En ese sentido, manejar distintos climas y mantener más enganchado a tu oyente, el cambio de patrones es lo mejor. Así, la mejor estructura es combinar estrofas, estribillos, puentes y también pre-estribillos.

Encuentre a continuación una plantilla para descargarla que le ayudará con la estructura y que incluye consejos para hacer una canción:

Plantilla de ayuda para escribir una canción detallando secciones y consejos para cada una de ella.

Escucha y analiza canciones famosas

Escuchar y entender la estructura de grandes canciones es una gran técnica para mejorar tu entendimiento de las estructuras de las canciones y recursos de composición. Escucha canciones como Start Me Up de los Rolling Stones, Piano Man de Billy Joel; Listen To Your Heart o It Must Have been Love de Roxette, Sweet Child O’ Mine, Welcome To The Jungle o Paradise City de Guns ‘N Roses; Father And Son de Cat Stevens, A Hard Day’s Night o I Want To Hold Your Hand de los Beatles; sólo por nombrar algunas grandes canciones que te permitirán familiarizarte con estructuras de canciones, recursos musicales y literarios, que te permitirán encarar el proceso de hacer una canción.

Escriba la letra de la canción respondiendo las preguntas

Vaya respondiendo las preguntas que se planteó inicialmente. Puedes empezar por el estribillo o por el primer verso. Estas dos secciones serán las partes más importantes de tu canción. No tienes que simplemente ir respondiendo las preguntas para escribir la letra de tu canción, sé flexible. Muchas veces, de una respuesta, surgen otras preguntas y por supuesto, ¡nuevas respuestas!

Pero como vimos, es una buena idea empezar por el mensaje más relevante e importante de la canción. Así, la pregunta más importante, debe ser respondida en el estribillo.

Luego, elija las preguntas básicas que dan contexto y permiten entender de qué se tratará la canción. Esas preguntas deberían ser respondidas en los primeros versos.

Finalmente, las preguntas «por qué» son ideales para responder en el puente o en el último verso. Eso te permitirá generar inquietud, curiosidad y atención a lo largo de toda tu canción.

Al igual que en el título, siempre utilice palabras que evoquen imágenes o acciones, permitirá darle vida a la letra de tu canción y comunicar con más impacto. Una buena letra de canción es aquella que permite al oyente poder visualizar la historia o mensaje en su cabeza.

Genere climas usando palabras descriptivas, adjetivos, lugares, emociones, sensaciones y cualquier otra información que permite al oyente sumergirse en la canción con su imaginación, como si estuviese leyendo un libro.

La clave de un buena canción: un gran estrillo

El estribillo es e corazón de una canción. El estribillo debe expresar la idea o mensaje principal de una canción. Debe ser simple y claro. Normalmente, es la parte más intensa de toda la canción y es el propio título de la canción.

¿Qué debe tener un gran estribillo?
  • Frase simple -pocas palabras- y clara que represente el tema de la canción.
  • Melodía y frase gancho y memorable, para ello debe ser fácil de cantar para el oyente.
  • Debe ser impactante: debe estar apuntalado con más voces y arreglos instrumentales, para que suene grande.
  • Ser la parte más alta de la canción, el punto cúlmine.
Guitarra con un anotador y lapicera arriba, reflejando el proceso de escribir la letra de tu canción.

Aproveche la potencia del primer verso

Además del estribillo, el primer verso suele ser la parte más poderosa de una canción. ¿Cuántas veces te ha atrapado una canción con solo escuchar el primer verso? Por eso, la primera línea de la letra de tu canción debe ser algo súper interesante que atrape la atención de los oyentes.

Buenas ideas para el primer verso:

  • una descripción de la situación,
  • la presentación del protagonista de la canción,
  • una declaración intrigante,
  • una pregunta

Un excelente recurso es utilizar la segunda línea para reforzar el concepto del primer verso. Así, es buena idea en el segundo verso decir los mismo que en la primera línea pero de una manera diferente o agregando un poco más información. No recargue con demasiada información la primera parte de la canción, el oyente aún se está acomodando, entendiendo e interpretando de qué se trata todo. A veces, es muy inteligente poner dos estrofas antes de cantar por primera vez el estribillo. También, usar un pre-estribillo para preparar la canción para el estribillo es un buen recurso.

Te dejamos una plantilla para descargar para que escribas tu canción: Idea, Título, Frases y Palabras inspiradoras, las distintas secciones: Estrofas, Estribillos y Puente, acordes, Tonalidad y Tempo.

Plantilla para descargar para escribir una canción: Idea, Título, Frases y Palabras inspiradoras, las distintas secciones: Estrofas, Estribillos y Puente, acordes, Tonalidad y Tempo.

Estilo narrativo realista o abstracto

Por último, puedes elegir un estilo narrativo bien realista, transparente y directo, en el cual, todo se cuenta con precisión, sin lugar a las interpretaciones. O por el contrario, puedes utilizar un estilo más abstracto, utilizar metáforas, representaciones fantásticas, simbolismos o analogías, y frases vagas y ambiguas que permitan a cada oyente hacer una interpretación personal.

Realismo en las letras de canciones

El realismo es un mensaje directo y claro. No da lugar a doble interpretación. Este estilo es muy utilizado cuando escribes canciones con un mensaje político, o cuando quieres contar una realidad social. Por supuesto, también puede ser usado para contar cualquier tipo de historia o para canciones de amor. Generalmente, es el estilo más utilizado al momento de escribir letras de canciones.

Letras de canciones abstractas

Este estilo cada vez es más utilizado, consiste en decir las cosas de forma más abstracta y metafórica, es decir menos directo. Así, el mensaje puede estar enmascarado o hasta incluso «encriptado», para dejar que cada oyente tenga su propia interpretación, o que sólo unos pocos lo puedan terminar de entender. Esto estilo puede tener varios objetivos:

  • Dejar libre a la interpretación de cada oyente el significado de partes o toda la canción.
  • Generar inquietudes y por lo tanto mayor atención del oyente, e incluso generar discusión sobre el significado entre tus seguidores.
  • Generar un grupo de afinidad con tus oyentes y seguidores.

Este es un gran recurso que gana cada vez más adeptos entre los artistas contemporáneos. Por supuesto, no debes abusar de este estilo, ya que es fácil caer en el error de escribir una canción cuya letra parezca más un rejunte de frases sueltas que una letra de canción coherente con algún sentido.

Como vimos, este estilo puede ayudar a generar un «grupo de afinidad» entre el artista y los oyentes. Así, este grupo que se diferencia del resto a través de este lenguaje y terminología común.

Cómo escribir la melodía de una canción

Ya hemos definido las bases de lo que será la letra de tu canción. Ahora, toca componer la melodía de la canción. Qué estilo musical usarás, el tempo y si será una música alegre o triste. Recuerda que no tienes que tener la letra de la canción terminada en este punto, sólo necesitas un bosquejo, un borrador. Ya que el proceso de composición de la música te dará nuevas ideas para poder avanzar con la letra.

Mujer tocando guitarra y haciendo una canción: melodía y letra.

Tempo de la melodía para tu canción

El primer paso es definir el tempo de la canción, para ello debes pensar en la letra y su mensaje, y definir el nivel de energía que requiere. ¿Quieres transmitir mucha energía y emoción?, ¿O es una letra de canción más sentimental? Estas preguntas te dirán si necesitas una canción más rápida y enérgica o una melodía lenta y sentida.

Tipo de melodía / escala para tu canción

Si tu canción es enérgica, seguramente termines usando una escala mayor. En cambio, si tu canción es más tranquila y sentimental, dependiendo si es canción alegre o triste, podrás utilizar la escala mayor o menor. También, puedes considerar utilizar las escalas modales o modos griegos.

A veces, será fácil elegir la escala, otras veces no tanto, será una decisión muy personal. Una buena forma es probar empezar con un acorde mayor, y luego con su relativo menor. Por ejemplo, puedes tocar un Do mayor, y luego un La menor, e intenta empezar a cantar una melodía usando la letra de tu canción. Siente cual de ambos acordes transmite mejor el sentimiento, cuál interpreta mejor la historia que vas a contar.

Reforzando esto último, una excelente técnica es elegir una o dos de las frases de la letra de la canción, y decirlas en voz alta. Repítelas varias veces e intenta agregarle emoción, incluso, puedes gritarlas si eso te inspira la frase. Es un excelente método para encontrar melodías apasionadas. Así, observa el ritmo y la melodía natural que te permitan expresarte con mucho sentimiento. Has esto, tanto para las estrofas como para los estribillos. Es la mejor forma de encontrar tu propio estilo.

Sin embargo, puedes llegar a sentir que te repites y suenas parecido a otra canción que hayas escrito. En ese caso, toma tu guitarra, piano, bajo o instrumento que toques, e intenta distintas progresiones de acordes y empieza a cantar sobre ellos. Así, podrás innovar y no repetirte en tus melodías. Prueba tocando acordes a lo largo de todo el diapasón para ampliar tu vocabulario musical.

Empieza a agregar acordes a tu melodía del estribillo

Una vez que tengas la estructura y base de tu melodía: Tempo, Escala y una progresión de acordes base sobre la cual escribirás la canción. Empieza a probar distintas variaciones de la progresión o patrones de acordes simples y repetidos. Encontrarás varias progresiones de acordes que puedes usar aquí. Normalmente, el estribillo debería tener más potencia e intensidad que las estrofas, expresar más emoción.

Por eso, normalmente, el estribillo normalmente se canta en notas más altas que las estrofas. Aunque existen canciones que son al revés, donde la mayor intensidad está en las estrofas, y la melodía se suaviza y resuelve en el estribillo. Todo dependerá de la letra, tienes que tomar conciencia que la letra y la melodía de la canción deben estar alineadas y deben reforzar el mensaje, generando una gran sinergia.

Tocando guitarra clásica probando con acordes para inspirarte.

Utilización de coros para levantar tus estribillos

Un excelente recurso para darle más fuerza e intensidad a tus estribillos es jugar con coros. Los Beatles o los Beach Boys eran excelentes utilizando acordes vocales. Así, el estribillo suena más lleno y grande. También, simplemente puedes doblar la voz del cantante o sumarle una segunda voz en las terceras o quintas de las notas que canta la voz principal.

También, es súper poderoso utilizar voces que se invierten, esto es, la voz que empieza en la nota más alta, luego termina en la nota más baja y de forma opuesta, la que empieza en la nota más baja termina en la nota más alta. Genera un efecto alucinante en la melodía, permitiéndote convertir una progresión de acordes simples, en una mágica canción. Hay muchísimas canciones que tienen una base simple pero con un gran trabajo de arreglos instrumentales y vocales, suenan increíbles.

¿Cómo saber si escribiste el estribillo correcto? la respuesta es simple, cuando es el correcto, no tienes dudas. Si tienes dudas, sigue trabajando en escribir el estribillo perfecto para tu canción. A veces la solución puede ser un ingenioso arreglo instrumental o vocal.

Anota o graba cada idea para evitar olvidarla, un momento de inspiración puede ser muy efímero, es importante capturarlo en el mismo momento.

Utiliza todas las herramientas tecnológicas para escribir una canción

Tu Smartphone puede ser un gran compañero tanto para grabar como también para componer. Existen varias apps con progresiones de acordes, backing tracks y otros recursos geniales para escribir canciones.

Cómo terminar de hacer una canción

Amalgama las distintas partes de tu composición para que formen una canción

Una vez que ya tengas la letra, la melodía, tanto de las estrofas, estribillos, puente y pre-estribillo, verifica que sientes que la canción fluye, que no haya nada forzado. En este sentido, tienes que revisar que las distintas secciones se conecten bien entre sí.

Hay veces que tienes grandes ideas, pero no terminan de integrarse bien en una gran canción. Así, debes trabajar en lograr coherencia entre todas las secciones, o resignar una parte, cuando no lo logres. Hay muchas canciones geniales que han surgido sobre el descarte de una parte de otra canción.

Graba el primer borrador de tu canción

Uno de los últimos pasos, es grabar el primer borrador de tu canción completa. Una versión sencilla de voz acompañada por un instrumento como la guitarra o piano serán más que suficientes. Este es un excelente recurso para trabajar mejor la intensidad y el clima de cada una de las partes de la canción, dado que normalmente es una versión más emocional y sentimental. Piénselo como una versión «íntima» y «unpluggled». No importa si es una canción de Rock, Blues, Pop o Electrónica. Este tipo de versiones permiten darle más dinámica y sentimiento a tu interpretación.

Graba el primer borrador de tu canción.

Practica tu canción

Cuando una canción está terminada, uno lo siente. Si hay algo que te genera duda, es mejor que lo revises. A veces, simplemente sea una cuestión de «aprenderla» para que fluya. Otras veces, puede requerir que vuelvas a escribir una sección de la canción. Por eso, es importante que la practiques mucho.

Practica toda tu canción, hasta que no tengas que no tengas que pensarla al cantarla y tocarla. Ahí, podrás trabajar los detalles finales, dado que podrás expresar mejor tus sentimientos y emociones en la canción para terminar de escribirla.

Los arreglos de tu canción

Los arreglos de una canción es una parte importantísima de hacer una canción. Escribir una letra y melodía son los cimientos y base de una canción. Los arreglos son la decoración de esa canción. Por lo que debes trabajar mucho en este sentido.

En este momento, es importante invitar a otros músicos de tu banda a participar, sobre todos a músicos que tocan otros instrumentos.

Otros métodos para hacer una canción

Existen varias formas de escribir una canción, las principales son:

  • A partir de una idea o título -la que vimos arriba-.
  • Primero escribiendo un poema o -la letra de canción- y luego convertirlo en canción escribiendo la música.
  • A partir de una progresión de acordes -puede ser improvisando con tu banda en un ensayo-.
  • En base a una Intro o Riff de guitarra, piano u otro instrumento.

Como verás, hay distintos puntos de partidas para hacer una canción. El primero es el más integral y cualquier músico, principiante o avanzado, lo puede dominar fácilmente. El segundo es el utilizado por quienes tienen facilidad de escritura, o que no dominen un instrumento aún. El tercero y el cuarto parten desde el instrumento, con una idea musical a la cual luego se le agrega la letra. El tercero puede ser usado en solitario o con tu banda u otros músicos. El cuarto generalmente es más usado por guitarristas, tecladistas o pianistas con buen dominio del instrumento, y tienen la capacidad de hacer riffs o licks que enganchen al oyente.

Una vez que termines de componer, te sugerimos registrar tus canciones gratuitamente.


Comparte este artículo en

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *